L'Escola de la salut

Educació prenatal. Introducció.

Escrit el 26/11/2018
pilar1974

Aquest és el primer article de la nova sèrie sobre educació prenatal. Al llarg de diversos posts mensuals, que són continuació i ampliació d’altres sèries anteriors anomenades Cinc maneres d’ajudar-los a relaxar-se i Cinc formes més d’ajudar-los a relaxar-seel doctor Josep de Haro, otorrinolaringòleg de l’Hospital Municipal de Badalona, ens introduïrà en aquesta fascinant i força desconeguda matèria: l’educació prenatal.

* * * 

«La misma alma gobierna los dos cuerpos… las cosas deseadas por la madre, a menudo quedan grabadas en el niño que la madre lleva en su seno en el momento del deseo…, una voluntad, un supremo deseo, un temor o un dolor mental que la madre siente tiene más poder sobre el niño que sobre ella dado que, frecuentemente, la criatura pierde su vida por dicho motivo»

Leonardo da Vinci

El objetivo de estos pequeños capítulos es ofrecer una nueva visión de la educación del ser humano, que podemos desarrollar y aplicar ya en los primeros momentos de nuestra existencia. Todo ello va destinado tanto a las mujeres que quieran ser madres alguna vez como a las que viven su primera experiencia de embarazo; tanto a las mujeres que ya han sido madres y van a serlo de nuevo como a las que no desean otra gestación, sin olvidarnos de los padres y hermanos.

La vida es un bien escaso en el universo (por lo que sabemos). Dicho pensamiento es la base de la metodología que aportamos para la educación infantil que ya puede iniciarse desde el vientre de la madre.

Como seres humanos que somos, aparecemos en medio de la «casi nada» de lo que el hombre llama Cosmos con un montón de necesidades que, una vez saciadas, nos recompensarán con una identidad y una capacidad de interpretación del universo que nos contiene. Tales capacidades las podemos conseguir de forma constante y progresiva desde el principio de nuestras vidas (gestación).

El seno materno es el primer hábitat del ser humano, desde el que presentamos la sugerente invitación al diálogo entre madre e hijo gestado, a partir el mundo de los sentidos, las emociones, y los sentimientos. Se trata de una invitación a construir la inteligencia sensorial ya en el embarazo. Para ello hay que tener en cuenta dos situaciones muy evidentes, la primera es que los sentidos de la madre embarazada, a la vez que le permiten percibir el mundo le facilitan la percepción de su hijo gestado, mientras que la segunda situación nos conduce al descubrimiento de que cuando estamos en estado de gestación poseemos los mismos sentidos que nuestra progenitora para percibirla a ella y a lo que ella percibe.

El diálogo materno fetal es una dinámica que construimos a lo largo de un tiempo, que suele ser de unos nueve meses, durante el cual existimos como unos protagonistas que van cambiando su estatus, pasando de ser unas meras células germinales (espermatozoide y óvulo) a convertirnos en un embrión para luego transformarnos posteriormente en un sujeto hecho (feto).

Durante este período se irán construyendo, en nosotros, los receptores, los sensores, la percepción, los sentidos, y la sensorialidad, que nos conectaran con tres espacios: un primer espacio, que llamaremos “interior” (dentro de nuestro incipiente estado de nuevo ser), un segundo espacio muy próximo a quien nos alberga y en el que residimos como nuevo ser que somos, “el seno materno”, y un tercer espacio más externo que es donde reside la madre que nos gesta, así como el resto de personas que la acompañan y que llamaremos “sociedad”. Con esos tres ambientes, y de una forma ordenada y unificada por medio de los sentidos, empezamos a percibir sensaciones y a elaborar emociones que nos permitirán atender nuestras necesidades.

La UNESCO por medio de su Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo xxi definió los cuatro pilares de la educación (aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a convivir). En los siguientes capítulos comprobaremos que pueden aplicarse ya a los seres en gestación y que, por lo tanto, no es necesario haber nacido para disfrutar de una buena educación.

Marie-Andrée Bertin, presidenta de la OMAPEP (Organización Mundial de Asociaciones de Educación Prenatal), en sus conferencias habla de la realidad de educar al feto sin necesidad de esperar a que haya nacido. Una educación que, sin duda, es bidireccional. Según ella, es necesario animar a las madres embarazadas (se es madre ya durante la gestación) a que experimenten la vivencia de dejarse educar por su hijo. Lo mismo podemos decir con respecto al padre y los hermanos.

No hay que esperar que se trate de una gestación avanzada, desde el principio se puede actuar, ya que cuando una mujer sabe exactamente que está embarazada, ha transcurrido un mes desde la concepción. Ahí empiezan los beneficios,1 pues estamos hablando del estado vivo de un ser que se relaciona con su entorno, de un ser vivo capaz de entrar en diálogo.

El diálogo que aquí analizamos rompe el concepto clásico que lo restringe al uso de palabras, amplíándolo a la capacidad de «hablar» del resto de nuestro cuerpo y sus sentidos. Todos nuestros sentidos están dispuestos para dialogar con el medio, sea este interior (lo que sucede dentro de nuestro cuerpo); o exterior (todo lo que suceda alrededor de nuestra vida como persona). De hecho todo tipo de diálogo depende de nuestros sentidos.

Dr Josep de Haro.

Otorrinolaringòleg Hospital Municipal de Badalona.

L'entrada Educació prenatal. Introducció. ha aparegut primer a .